INVITACIÓN A GRETA THUNBERG

¡Que sea un clamor! Tu próxima visita a España, a la Cumbre del Clima que se está celebrando en Madrid, no debería quedar en esos cientos de titulares, fotos y artículos periodísticos que seguro generará. Participar del circo mediático y de la feria de las vanidades de los políticos reunidos en la Cumbre quedará como otro gesto vacío y posiblemente inútil.
A 450 Km. de Madrid, en la Región de Murcia, a orillas del Mediterráneo hay un enclave natural único que hoy mismo está sufriendo todas las lacras del deterioro ambiental: el Mar Menor.
Durante los últimos 40 años esta albufera única a sufrido todas las agresiones posibles como consecuencia de la acción del hombre y de la inacción de los poderes públicos.
La enorme presión urbanística y la sobreexplotación turística, el cambio del modelo productivo agrícola en su entorno y el uso de abonos contaminantes, el cambio climático que ha acentuado exponencialmente los fenómenos meteorológicos adversos…todos estos factores unidos a la ceguera, los intereses bastardos y la inoperancia de los responsables políticos, han llevado al Mar Menor a una situación terminal.
La laguna salada mayor de Europa necesita que su grave situación se haga visible. Que nuestros políticos no consigan, de nuevo, como ya han hecho en la Cumbre del Clima, ocultar está vergüenza a los ojos de Europa y el mundo.
Por eso, Greta, te invitamos a visitar el Mar Menor de Murcia.
Que el próximo titular en prensa sea:
GRETA THUNBERG VISITA EL MAR MENOR.

FINAL

Desde sus ojos — anegados en lágrimas que desbordaban sus párpados en llanto silencioso — su mirada, insistente, buscaba mis ojos.
Y mis ojos miraban moverse sus labios ipnóticos, acompasados a su voz, hermosos.
Sólo entendí:
Te dejo.

Lo sencillo perdido

Mientras buscamos modos

para enjuagar nuestras bocas
del amargo sabor que no dejan los días,
el cinismo nos duele
al abrir la ventana,
como un golpe de aire
en el rostro perplejo.

Amagamos,  a tientas,
por el cuarto oscuro,
pretendiendo ser dignos,
notables, seguros.
¡Qué risa!

Nuestra imagen retorna
aunque no nos miremos.
Nos cambiamos los nombres
para no ser nosotros.

Y vestidos de hombres
separamos el aire
y ocupamos espacio
–por no ser vacío–.

Olvidadas, las cosas sencillas
se nos mueren.
Lo que fue cotidiano:
el tacto, el beso,
tocarnos, aspirar el aroma querido,
dormir a tu lado…
la mano de un hijo…

Restos del naufragio

Abandonos y naufragios

Hay un hombre que piensa
dentro de mi.
Porque el otro lo contiene calla,
con la mordaza
del prejuicio o el miedo;
la buena educación como coartada.

Hay un hombre
que cuando habla
ofende, sorprende o irrita.
Hay un hombre en mí
que lo contempla todo
con perspectiva.
Escucha y aprende
y a menudo, olvida.

Hay en mi
otro hombre
que guarda los restos del naufragio.

El nido

Hay un espacio – por decirlo de algún modo – un lugar de nuestra mente, o un sitio oculto y reservado de nuestro corazón, donde sólo entramos nosotros.
Ni nuestros seres más queridos, aquéllos que comparten nuestras vidas, alegrías y miserias, pueden siquiera rozarlo.
En el se almacenan emociones pudorosas e impúdicas vergüenzas, fracasos y olvidos que se resisten a su destino; lejanos olores o palabras no dichas.
Es la habitación del pánico de nuestra alma, un lugar seguro e íntimo.
Hoy, sin embargo, cuando he ido a mi refugio, el gusano estaba allí, alimentándose; anidado.

Microrrelato: el nido.

Si todavía me amas

Mi mano ha de tocarte
Te besará mi alma
Y acogido en tus brazos
Me encontrarán mañana.

Que nadie nos pregunte
Si nuestro amor se apaga,
Respondan tus suspiros
Que están sobre la almohada
Donde anoche dormimos,
Donde anoche te amara.

Mi boca ha de rozarte,
Como a una nube blanca
Y libarán mis labios
En tus mejillas claras
Y se abrirá tu cuerpo
Cuando nos roce el alba.

Si todavía me amas,
Habrá quien te pregunte…
¡A nadie importa nada!

Y acogida en mis brazos
Continuarás mañana.

Hago la maleta

 

El corazón en la maleta (en el poema "Hago la maleta")

 

 

 

 

 

 

Hago la maleta.

Cargada de dudas y empeños.
Seré breve.

Y tomo el camino que aparece en medio.
Para recorrerlo todo,
Agotar los pasos.
Y no se si voy…
O no se si vengo.

Hago la maleta sin ningún recuerdo
De ningún pasado.
A paso ligero emprendo la marcha.
Reanudo un viaje que nunca ha pausado.

LA TI DO.

A veces contigo
A menudo a solas.

Cargo la maleta con hebras de olvido.
La carga es ligera.
Y dejo mis huellas sobre el blando lienzo,
Por un breve espacio las guarda la tierra…

Para este camino que lleva al principio,
apuro los besos de las despedidas
largo las amarras con formas de abrazos.

Mil años, mil miedos, mil dudas…
Raíz del desastre
Que viaja conmigo.

Hago la maleta. La arrastro y no pesa.
No me busques. No esperes.

Camino.

Rimas breves.

En mi jardín cultivada,
logré la rosa más fina.
No fue
de afinar tanto,
que fue
de clavarme espinas.

———00———

Primavera es una nota
En el aire suspendida;

Primavera es un color
Que acude a nuestras pupilas;

Primavera es un aroma
Que el viento nos trae y nos quita;

Primavera es la estación
Que la vida multiplica.

———00———

Tengo, en el pecho,
Un dolor
Que es del amor
Una herida;
Por ella escapa la vida
A golpes de corazón.

———00———

El conjugar las palabras
No es una virtud,
Ni es un vicio;
Es corazón
Y es oficio.

Llamarte

Llamarte

Clavándome tu nombre
Mi propia voz
He sentido.

Clavándome tu nombre
Con ahínco,
Como palpitación,
Como espinas
Ciñéndome las sienes.

Tu nombre
Propio nombre,
Mi voz, mi boca

Como enemiga
Hundía tu nombre
En mi latido;
Arrítmica la voz
Profundo el grito

Y reticente,
Su vuelo sin rumbo
Mil veces me golpea.

Garganta que no alcanzo
A imaginarme,
Agigantada,
Pulsa las cuerdas del sonido,
Su timbre bocal para llamarte:
Herida, desgarrada
En las raíces mismas
De su origen.

Ejército, etéreamente tuyo,
Que ignora la derrota.

Diario de navegantes. Reflexiones, opiniones y comunicación en prosa y verso.