Archivo de la categoría: poesía y versos

La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.

Mis palabras jadean cansadas

Mis palabras jadean cansadasPalabras
Las oigo latir desde el papel
Como seres vivos palpitan
Y reclaman un lugar
En la vida
El tiempo
Tu mirada.

Dales el soplo, sé Dios
No permitas que en el pozo
De nuevo se pierdan
En la nada
El silencio
Tu olvido.

Que el viento las reclame
Que tu garganta acuda a pronunciarlas
De boca en boca viajen consagradas
En el alma
El corazón
Tu vida.

Paseemos

(Para Ana porque a menudo la sencillez hace a las cosas importantes )

Entonces tú me tomas de la mano,Ana BN
con esas manos pequeñas ya femeninas,
y, tu palma en la mía,
caminamos como te gusta:
charlando y despacio
por esas calles cubiertas de ruidos,
de asfalto, de olores, de coches
y gente apresurada.

Buscamos, sin apenas pensarlo,
espacios tranquilos, donde yo te escucho
mientras tú hablas;
y caminamos mientras me pregunto
qué sabrás de todo lo que aún no sabes,
por todo lo que habrás de vivir;
si te podré seguir acompañando…

¿Cuánto durarán aún estos paseos?
Pronto la adolescencia te impondrá su tiranía:
la vergüenza, la rebeldía y el cambio.

Creces hija, rápidamente
y mientras yo envejezco paseemos
cogidos de la mano,
esta forma dulce
de vivir la horas
que con cariño compartimos.

EnumeraL

No tu espada de agua
que amenaza tocarme
ni tu boca de niño,
ni ese aroma de sangre
que difunde la rosa.

No el vuelo desnudo del vencejo
tras su rastro de plumas,
ni su agudo chillido
que puebla la tarde.

No la flaca figura
del galgo marchito
que olisquea basuras,
ni su triste mirada.

No el cristal de una idea
no el temor de una llaga
ni el sueño que puebla
los ojos de un niño,
ni el amor de una amada.

No tu esbelta figura
ni tu joven aliño.
No tu espada de fuego
ni tu boca de carne.

No el final de un principio
ni tu lengua al rozarme,
ni el color de la risa;
ni el azul del mar cabe
ni cabe la prisa
o el aliento, o el aire.

Yo desgrano palabras
Que desean juntarse.

Desde donde lo veo

I
No hay sistema ni forma
no hay ritmo, ni pausa;
no hay amor sin cadena.
Ni dolor sin condena.

II
Algo oscuro en la noche
por el sueño se adentra:
y lo inquieta y lo rompe.

III
Conjurando los miedos
vuelvo a buscar tu boca
y te bebo.

IV
No hay silencio en tu forma
ni cansancio en mi miedo.
Otros labios te besan
otras voces te nombran.

V
Ya caduca la magia
de mirarnos desnudos.
Sin razones te acojo
donde guardo mis dudas.

VI
El principio de todo;
al principio no hay nada
¿oscuridad y silencio?
Lo dudo.

VII
Ven. Vayamos
por caminos seguros
a llamar a otras puertas.
O espera.

VIII
Ni dolor sin condena
ni ritmo, ni pausa.
Algo oscuro en la noche
te acecha.

IX
Los despojos
que el tiempo ha dejado
recojo y los guardo,
como un bien precioso.

X
Que sea otro quien caiga
pedimos.

MANUAL PARA CONTAR ARCES, de José Ramón Muñiz.

Como muestra este botón, de entre las muchas publicaciones de gran calidad, que hay en su blog. Encontraréis el enlace al final de la entrada.

 

MANUAL PARA CONTAR ARCES

Para María del Pilar Martínez Palacios

 

Un arce de belleza vi en tu pelo

y un arce de belleza en tu mirada,

y tres tu boca vieron coronada

que cuatro hallaron en tu piel de hielo.

 

El uno fue la causa de mi duelo,

el otro de mi vida esperanzada,

los tres el alma vieron maltratada

y el resto dieron rienda al desconsuelo.

Un arce fue en tu pelo la belleza

sumado a mi dolor, arce añadido

en ese bosque lleno de aspereza.

 

Y tantos he contado que, rendido,

al arce que alza la naturaleza,

como arce lloro en arce convertido.

José Ramón Muñiz Álvarez

2005 © SONETOS DEL ALBA Y EL CREPÚSCULO

vía El Curuxín d’Asturies: MANUAL PARA CONTAR ARCES.

Broté del agua

Sé que nací del agua.
Que el viento impetuoso
en la mañana me alza
como ola.
Las apagadas cenizas
del sol de la tarde
son parte de mi alma.

Conozco los caminos
que recorren lejanos pinares
antes de haberlos pisado.
Respiro el polen.
Como las semillas
y me vuelvo tierra
al caer la noche.

En el fondo soy agua
y olor de algas.
Dolor de madera.
Cuerpo primitivo
que el tiempo corrompe.

Marinas esencias
recorren mis sienes.
Espumas, bramidos del agua
queriendo arrastrarme.
Soy suyo.
No puedo negarme.
No puedo negarte.

Me veo mirando
los ojos oscuros de brillantes peces.
Buscando una orilla,
queriendo ser aire.
Siempre ser yo y otro.
Y todos. Condición del hombre.

Alcanzarme

Volver atrás,
recuperar la ausencia
y el momento perdido;
aquéllo que escapó
a nuestros ojos
y al conocimiento:
suspendido,
difuso.

 

Volver atrás
para reconocerte
y otra vez acogerte
en mis manos;
desnuda,
caliente
acaso esquiva.

 

Volver atrás
sueño
y ser otra vez joven,
impulsivo y necio.
Ignorar tanto
y tanto…

 

Pero afanosamente
saltar del fuego
al charco,
escarbar por los rincones
con energía nueva,
quizá inagotable.

 

Volver atrás
y que la duda
no me ofusque,
el pulso no me tiemble
y me crea posible,
eterno,
hermoso.

 

Creer, si, creer
que son los objetivos
realizables,
que existe una meta
que se alcanza
…Y ya está.

 

Volver a vivir
con prisa; aprisa.
Para, al final,
alcanzarme.

Siempre hay razones para la esperanza.

Hay razones

Aún hay razones
Aunque rechacen la razón
Aunque le planteen un enigma irresoluble;
Aún quedan razones
Para estrechar una mano, confiando,
Amar unos ojos entrevistos
Defender un ideal
O perseguir un sueño.

Apagar las luces por la noche
Y esperar a mañana.
Desearte de nuevo; nuevamente.

Asaltar las barreras
Y aspirar a lo imposible.

Que no te arredre la ignorancia
Ni la derrota te impida alzarte.

Aún hay razones
Tocando a tu puerta,
Lamiendo el cristal de tu mirada
Saturando el aire de tu pecho
Comprimiendo tu carne
Hay,
Queda,
Esperanza.